Como reconocer trastornos del habla en los niños


Exceptuando la existencia de un trastorno neurológico más o menos serio o de una malformación o problema en la boca, los niños pueden llegar a sufrir riesgos en el aprendizaje de la lengua y el habla. Normalmente, ya alrededor de los 3 años se toman locuaces dentro del proceso de sociabilización familiar.

Es en el entorno de los padres y hermanos, además de otras relaciones, que el niño va incorporando el lenguaje y aprende a hablar. Por eso es importante la estimulación de la lengua hablada en el pequeño. No hacerlo podría conducir a que se generara un trastorno del habla. Aquí le brindamos algunas ideas para ejercitar la expresión oral del niño, que recomiendan los expertos, y a reconocer eventuales síntomas que pueden estar demostrando problemas del habla.

Ante todo, cuando se dialoga o se le habla a un niño, es importante tener en cuenta lo siguiente: respetar el ritmo que usa el niño para expresarse, sin interrumpirlo, escuchándolo atentamente; si el pequeño comete errores de pronunciación o emplea giros propios, no desvalorizarlo: antes bien, esperar a que termine de hablar y pronunciar correctamente las palabras y giros que empleó mal. Otra forma de mostrarle cómo pronunciar bien, consiste en -cuando se le contesta- usar los vocablos que empleó mal, pronunciándolos bien; habituar al niño a que él también escuche cómo lo escuchan; cuando se le habla, utilizar siempre lenguaje claro, pronunciando bien, y evitar el empleo de diminutivos o de un lenguaje infantil porque el niño "copia".

En cuanto a los juegos-ejercicios, pueden formularse los siguientes:

-Buscar dentro de una bisa o un recipiente los objetos que estén allí. Pedirle al niño que vaya sacando uno por uno y que lo nombre. Después, el adulto debe colocar los objetos dentro, haciéndolos nombrar primero por el pequeño.

-En una actividad cotidiana -al hacer las tareas o, por ejemplo, revisar un ropero o cómoda-, pedirle al nene que vaya nombrando aquello que ve o aquello que toca. Mostrarle los objetos y contarle cuáles son sus características, sus similitudes y sus diferencias. -Hacerle escuchar ruidos y/o sonidos y preguntarle qué es cada uno (la tos, un portazo, el canto de los pájaros, etcétera).

-Jugar oralmente con las palabras. Pedirle que pronuncie la mayor cantidad de aquellas que comienzan con una determinada letra o que terminan de cierta manera. Luego, invertir los roles y pedirle al nene que él dirija el juego y cumplirlo pronunciando claramente cada palabra emitida. -Contarle o leerle cuentos. Luego, conversar con él sobre lo que le parecieron.

SÍNTOMAS A TENER EN CUENTA
Algunas veces pueden aparecer algunos signos que marcan la necesidad de consulta con algún especialista. En ese sentido, debe tenerse en cuenta lo siguiente, según lo precisan los facultativos y los pedagogos: Prestar atención a la ininteligibilidad constante en el habla; es decir cuando no se entiende lo que dice. También que, con frecuencia, omita o se coma sonidos al hablar. Fijarse si, cuando ya orilla los 3 años, suele permanecer callado o padece de mutismo, que implica un aislamiento de los demás. Advertir si sustituye constantemente unos sonidos por otros o que tiene dificultades para emitir determinadas palabras con sonidos comunes.
Tener en cuenta si respira siempre por la boca o si se encuentra afónico con frecuencia. También, si tiene algún problema oral o si en su boca se detecta alguna anomalía. Finalmente, cualquier otro problema que dificulte el habla.



La informacion de este articulo tiene una funcion solamente informativa. Recomendamos que consulte a su medico o terapeuta ante cualquier duda



Link relacionado
Fuente: Pronto- Ernesto Adelson
Etiquetas / Tags: niños trastornos al hablar, retraso en el habla en niños, niños con problemas del habla, trastornos en niños





Comentarios:

No hay comentarios todavia

 

Todos los derechos de los temas tratados en este sitio son propiedad de sus respectivos autores
Borloj.com. (c) Copyright 2011 XHTML 1.0 Strict | Pure CSS Layout